Áreas protegidas: ayudando a las personas a hacer frente a la desertificación y la sequíag

11 October 2011 | Downloads - document

Las tierras áridas ocupan aproximadamente el 40% de la superficie terrestre y albergan más de dos mil millones de personas.

Estos hábitats son importantes sumideros de carbono y albergan diversas especies endémicas que están adaptadas únicamente a las condiciones climáticas áridas. No obstante, la transformación de dichos hábitats y la gestión no sostenible del suelo, está derivando en problemas como la degradación y la desertificación. Por suerte, las áreas protegidas de tierras áridas pueden reducir la degradación del suelo causada por las actividades humanas y por el cambio climático, además de proteger a las comunidades que se encuentran en situación de riesgo.