¿La naturaleza tiene derechos?

09 December 2008 | News story

En una declaración histórica para el medio ambiente, la nueva constitución de Ecuador convirtió a la naturaleza en un sujeto de derechos. Sin embargo, el tema es complejo y el debate continúa dentro del país y alrededor del mundo: ¿puede la naturaleza tener derechos, si no logra exigir responsabilidades?

El evento “Derechos de la naturaleza: hacia un nuevo modelo de desarrollo en Ecuador y la Región Andina”, que se llevó a cabo en Quito del 24 al 26 de noviembre, abrió las discusiones sobre varios temas que giran alrededor de los derechos de la naturaleza: nuevo modelo de desarrollo y experiencias globales de este modelo, cambio climático, energías alternativas, sistema jurídico ecuatoriano, entre otros.

Ecuador es el primer país del mundo que reconoce los derechos de la naturaleza a nivel constitucional. Esto, para la conservación, es un paso adelante. El problema es quién exige estos derechos y cómo lograr que el sistema jurídico esté hecho para defenderlos. La naturaleza cumple con sus obligaciones de dar soporte a la vida, mientras los seres humanos aprovechamos cada vez más los recursos naturales, causando daños ambientales irreversibles.

Es muy importante contar con leyes que protejan el medio ambiente. En teoría, cuando la naturaleza tiene derechos, quienes contaminan tienen que pagar un costo. Pero, otorgar derechos a la naturaleza tiene implicaciones no solo en las leyes, sino en la política y en la economía de un país. Según Alberto Acosta*, ex – asambleísta nacional de Ecuador, el esquema jurídico global de hoy justifica y tolera el daño ambiental. Las leyes relacionadas con el ambiente, simplemente codifican su contaminación y destrucción.

Según Cormac Cullinan**, autor del libro Wild Law: A Manifesto for Earth Justice, el mundo científico se ha dado cuenta que no hay un aspecto de la naturaleza que se pueda entender sin mirarlo en el contexto de los sistemas de los cuales forma parte. Sin embargo, este concepto no ha sido trasladado al mundo de las leyes y las políticas, ni a la sociedad en general.

La nueva constitución ecuatoriana dio un paso significativo a favor del cuidado del medio ambiente, que sirve como ejemplo para otros países. Sin embargo, la conservación y el desarrollo sostenible no dependen únicamente de la voluntad de los políticos y del gobierno, sino de todos los seres humanos.

*Acosta, Alberto. La Naturaleza como sujeto de derechos. Peripecias Nº 87 - 5 de marzo de 2008
**Cullinan, Cormac. If Nature Had Rights: What would people need to give up?

Escrito por: Matthew McBurney, UICN-Sur