Pese a la riqueza de su diversidad biológica, el capital natural de Sudamérica no ha sido suficientemente valorado ni utilizado estratégicamente; la pobreza y las desigualdades sociales persisten todavía en la región. El reto principal que enfrenta la preservación ambiental es el derivado de una economía en rápida expansión, que sigue siendo muy dependiente de la exportación de recursos naturales y productos agrícolas.

Buena parte de los yacimientos petrolíferos y gasíferos de Sudamérica se encuentran en zonas vulnerables, como la Reserva de Biosfera de Yasuni en Ecuador; la presión encaminada a explotar los recursos naturales de la Patagonia es muy fuerte. Una expansión agrícola incontrolada en ausencia de instituciones ambientales eficaces amenaza a los bosques tropicales de la región, mientras que los glaciares de Peru y Bolivia sufren los efectos del cambio climático.

La sed de energía, por otra parte, impulsa la construcción de grandes presas hidroeléctricas, lo que afecta la biodiversidad de agua dulce. La demanda creciente de biocombustibles fue acompañada por la expansión de la caña de azúcar y el aceite de palma en zonas desbordantes de naturaleza, como la región colombiana del Orinoco. El Chaco, que se extiende por Argentina, Paraguay, Bolivia y Brasil, se ve también amenazado por la aumento de la demanda de biocombustibles, mientras que el desarrollo del transporte y de las infraestructuras abren áreas no explotadas en el pasado.

La gran diversidad natural de Sudamérica va acompañada por una enorme diversidad cultural. Las influencias europeas, en particular de España, Portugal e Italia, así como de África, Asia y el mundo árabe se suman a las culturas indígenas. La unidad dentro de la diversidad es una de las grandes fuerzas de la región, pero la preservación de dicha fecunda trama cultural constituye un desafío que va a la par con la protección del medio ambiente. La UICN considera a los pueblos indígenas como importantes aliados en materia de conservación ambiental, puesto que tienen jurisdicción sobre extensas áreas y han sido custodios de la naturaleza durante siglos.

Visite nuestra sección “En foco: Sudamérica” para conocer más la problemática ambiental de la región y lo que hace la UICN para abordar dichas cuestiones. Ayudar a las poblaciones y a la naturaleza a adaptarse a los impactos del cambio climático y a reducir las emisiones de carbono son temas centrales de nuestra acción, y el manejo sostenible de las cuencas hidrográficas en todo el continente es un punto focal de dicha labor.