Pese a ello, la falta de agua se ha convertido en uno de los mayores desafíos del mundo. Sólo el 3% del agua del planeta es agua dulce; cerca de dos tercios de ella están congelados en glaciares y casquetes polares, y ya hemos estirado demasiado este precioso recurso.

Tanto el crecimiento demográfico, como el desarrollo industrial y agrícola, la contaminación, el drenaje de humedales, la canalización de los ríos y la deforestación que acarrean sedimentación, han ejercido una presión enorme sobre los sistemas de agua dulce del planeta.

Dos mil millones de personas necesitan agua de 263 ríos que atraviesan las fronteras de 145 países. La competencia por esta fuente finita puede poner a prueba los límites de la paz. Pero las predicciones de los analistas sobre las “'guerras del agua" están demostrando ser prematuras, a la luz de la nueva cooperación que está surgiendo en torno a la gestión sostenible del agua.

La escasez y vulnerabilidad del agua se acercan cada vez más a nuestras puertas debido al cambio climático. Ningún país es inmune. Vivimos en un mundo cada vez más interdependiente del agua en el que las políticas no sostenibles en un país pueden afectar a toda una región.

La pobreza y la mala salud están íntimamente ligadas al agua y a su disponibilidad y calidad. Hoy día, cerca de mil millones de personas carecen de acceso a agua potable. Con una población mundial en rápido crecimiento, el uso y la distribución integrada y justa del agua cobran especial relevancia si queremos lograr el desarrollo sostenible y reducir la pobreza.

Y no es sólo del suministro de agua de lo que debemos preocuparnos, sino también de la biodiversidad que ella sustenta. Si bien los hábitats de agua dulce cubren menos del 1% de la superficie del planeta, son el hogar de más del 25% de todas las especies de vertebrados conocidos, no sólo peces. Proporcionan importantes bienes y servicios, incluyendo el suministro de alimentos, agua potable, materiales de construcción y barreras contra las inundaciones y la erosión. Los medios de subsistencia de muchas de las comunidades más pobres del mundo dependen de los recursos de agua dulce.

 

Did you know...
  • Seventy percent of the Earth is covered by water yet only 2.5% of the world's water is fresh water, while 97.5% is oceans.
  • To ensure our basic needs, we all need 20 to 50 litres of clean water each and every day.
  • Approximately 70% of all available water is used for irrigation.

 

 

Pero el panorama no es totalmente desolador. A lo largo de décadas de experiencia hemos aprendido cómo lograr la gestión sostenible del agua. Sabemos que la gestión responsable de ecosistemas tales como cuencas fluviales, montañas y humedales puede ayudar a preservar nuestras reservas de agua. Y cada vez se generaliza más el reconocimiento de que quienes mejor gestionan las cuencas fluviales son quienes las habitan y dependen de ellas.

Todos los sectores de la sociedad, desde las grandes empresas y el gobierno hasta las comunidades locales, se están dando cuenta de la importancia de la seguridad del agua, en tanto que los esfuerzos para ponerle precio al valor de los bienes y servicios del agua dulce constituyen un argumento sólido a favor de la conservación de las cuencas fluviales.

Desde el río Mekong en Asia hasta el río Komadugu Yobe en Nigeria y la cuenca del río Pangani en Tanzania, la UICN trabaja en la gestión y protección de nuestras reservas hídricas en beneficio de todos. Ayudamos a crear políticas y leyes en las que todos los usuarios, ricos y pobres, urbanos y rurales, tienen voz con respecto a la asignación, gestión y conservación de sus cada vez más afectadas aguas.

Este mes nos centramos en algunas actividades emprendidas por la UICN en torno a la gestión de los recursos hídricos y la conservación del agua dulce: la interacción con gobiernos, empresas y comunidades locales en función de una utilización y gestión más sostenible de los recursos hídricos. Escuche entrevistas con expertos en recursos hídricos, lea historias de todo el mundo acerca de cómo los pobladores locales están haciendo un mejor uso del agua, y ponga a prueba sus conocimientos sobre agua dulce contestando nuestro breve cuestionario.