Las libélulas del Mediterráneo tienen sed

29 September 2009 | International news release

De cada cinco libélulas y caballitos del diablo del Mediterráneo, uno está amenazado de extinción a nivel regional a causa de la escasez creciente de agua dulce, según la Lista Roja de la UICN Especies Amenazadas™.  

El informe señala otros factores que también afectan a estos insectos, como son el cambio climático y la degradación de los hábitats como consecuencia de cambios en los uso del territorio.

La evaluación de 163 especies de libélulas y caballitos del diablo del Mediterráneo muestra que cinco se encuentran En Peligro Crítico de extinción, 13 En Peligro, otras 13 son Vulnerables, 27 están Casi Amenazadas, 96 son de Preocupación Menor, y seis se consideran con Datos Insuficientes, lo que significa que no se cuenta con la información necesaria para evaluar su situación en la actualidad, pero que también podrían estar amenazadas.

“Es probable que la situación de estas especies únicas no haga sino empeorar, a medida que el cambio climático y el aumento de la demanda de agua tengan un efecto negativo sobre ellas,” dice Jean Pierre Boudot, miembro del Grupo de Especialistas de Libélulas UICN y coautor del informe. “La disminución de la pluviometría y la sequía alterarán los hábitats donde vive la mayoría de ellas.”

Cuatro especies ya están clasificadas como extintas en la región mediterránea: Agriocnemis exilis, Ceriagrion glabrum, Rhyothemis semihyalina y Phyllomacromia africana.

Se sabe que las libélulas son buenas indicadoras de la calidad del agua. El 67% de estas especies mediterráneas se ven amenazadas por la alteración de sus hábitats y la contaminación. Así, por ejemplo,, la libélula Sympetrum depressiusculum, otrora común en el Mediterráneo, se encuentra ahora en la categoría “Vulnerable” y en declive a causa de la intensificación agrícola en los arrozales.

El 14% de estas especies de insectos viven sólo en los ecosistemas mediterráneos de agua dulce, entre los que se encuentran algunos de los hábitats más amenazados y ricos en términos de biodiversidad; nueve de éstas están en peligro o son vulnerables. Según el informe, la mayor concentración de libélulas endémicas se halla en el sur y el oeste del Mediterráneo; el Magreb y el Levante son lugares de importancia a nivel regional en cuanto a número de endemismos.

La mayoría de las especies amenazadas se concentran en el Levante, el sur de Turquía y los Balcanes, el noreste de Argelia y el norte de Túnez. El caballito del diablo Calopteryx exul, por ejemplo, se encuentra en declive y clasificado como “En Peligro”. Vive en ambientes acuáticos del Magreb, cuyos ecosistemas se ven afectados por el la explotación de los recursos hídricos por el hombre, la contaminación, la irrigación y la sequía.

Se requieren acciones coordinadas a largo plazo, a nivel regional, nacional e internacional. Los resultados del informe destacan la responsabilidad que tienen los países mediterráneos de proteger las poblaciones a nivel global. Si bien algunas especies ya son objeto de medidas de protección gracias a la legislación internacional, como por ejemplo Coenagrion ornatum, incluida en la Directiva Europea de Hábitats, otras no están protegidas en modo alguno, pese a su alto riesgo de extinción.

“La selección y protección de las áreas más importantes son fundamentales para garantizar la supervivencia de estas especies,” dice Annabelle Cuttelod, de la UICN y coautora del informe. “Deben tomarse en cuenta sus requerimientos ecológicos en la planificación y la gestión del uso de los recursos hídricos, especialmente con fines agrícolas o al desarrollar infraestructuras. Los datos de la Lista Roja de la UICN pueden servir para esclarecer ambos procesos.”

Informe completo: http://cmsdata.iucn.org/downloads/final_lr.pdf

Para más información o para concertar entrevistas, por favor póngase en contacto con:

Notas para los redactores

  • Además de los odonatos del Mediterráneo, han sido evaluadas hasta la fecha en la región mediterránea 1912 especies de anfibios, aves, peces cartilaginosos, peces endémicos de agua dulce, cangrejos de mar y de río, mamíferos y reptiles. Cerca del 19% de estas especies están amenazadas de extinción: 5% En Peligro Crítico, 7% En Peligro y 7% son Vulnerables.
  • La evaluación fue realizada con el apoyo de científicos relevantes de los países ribereños de la cuenca del Mediterráneo, en colaboración con el Grupo de Especialistas en Libélulas de la UICN, los cuales contribuyeron con su competencia y experiencia para recolectar los datos y evaluar el estado de conservación, que debería servir de base para las futuras acciones de conservación.
  • Este proyecto fue financiado por la Comisión Europea, la Fundación Mava y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

La Lista Roja de la UICN de Especies Amenazadas™ es la fuente de información más completa acerca del estado de conservación mundial de las especies vegetales y animales. Se utiliza con mucha frecuencia para alertar acerca de especies cuyo estado de conservación suscita preocupación. Los estudios evalúan el estado de conservación de cada especie, identifican los procesos que las amenazan y, de ser necesario, proponen objetivos de recuperación para sus poblaciones. www.iucnredlist.org .

Las categorías de la Lista Roja de la UICN, por orden decreciente de amenaza, son las siguientes:

  • En peligro crítico de extinción, En peligro y Vulnerable: especies amenazadas de extinción;
  • Casi amenazadas: especies cercanas al umbral de amenaza;
  • Preocupación menor: especies evaluadas con un riesgo de extinción bajo;
  • Datos insuficientes: especies que no se han evaluado a causa de la escasez de datos

Las especies clasificadas como Vulnerables, En peligro o En peligro crítico de extinción se consideran como amenazadas.