Aproximadamente un 70% de nuestro planeta está cubierto de agua y menos del 1% de la superficie de los océanos, lo que cubre más de 350 millones de kilómetros cuadrados, corresponde al mar Mediterráneo. No obstante, unas 700 especies de peces marinos, cetáceos, cangrejos, tortugas marinas, moluscos y plantas se desarrollan en sus aguas, y algunos grupos, como los tiburones y las rayas, tienen una mayor diversidad dentro de este mar semicerrado que a nivel global.

La vida extraña bajo del mar

El paisaje bajo de la superficie del mar no es un universo uniforme. Se puede encontrar una variedad asombrosa de mundos submarinos, incluyendo estrechas arenosas, bosques de sargazo gigante, fuentes hidrotermales, cañones, abismos y mar abierto. En este contexto, los océanos albergan miles de especies, de las bacterias más minúsculas hasta la mayor ballena.

Casi un tercio de las especies fueron evaluadas como Datos insuficientes, lo que significa que no se cuenta con información suficiente para evaluar su nivel de amenaza.

Casi a los límites

Durante los siglos, los humanos pensaban que los océanos eran un recurso ilimitado, suministrando alimentos y absorbiendo los desechos. No obstante, durante los últimos 50 años, los declives espectaculares de las pesquerías han demostrado que las perturbaciones de la actividad humana tienen un gran impacto.