A nivel regional, la UICN apoya el desarrollo de una red mediterránea de AMP a través de:

  • La promoción de la representación de los países de la costa meridional y oriental del Mar Mediterráneo y de los biomas que no tienen representación suficiente, como el de alta mar.
  • El apoyo a las redes ya existentes para el intercambio de informaciones y la cooperación entre el norte y el sur del Mar Mediterráneo.
  • El fortalecimiento y desarrollo de nuevas asociaciones con los principales grupos de investigación y agencias internacionales que se ocupan de la ciencia y la gobernanza de las AMP mediterráneas.
  • La creación de vínculos entre los gestores de AMP y los miembros mediterráneos de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas.

Trabajar en el desarrollo de una red mediterránea de AMP requiere un enfoque sinérgico, teniendo en cuenta tanto la dimensión ecológica como la de gobernanza.

La dimensión ecológica
El Mediterráneo necesita una red de AMP que sea representativa de todos sus hábitats y áreas críticas, incluyendo tanto los hábitats costeros, el bentónico, el nerítico y los hábitats de mar adentro, como las aguas pelágicas, los montes y los cañones submarinos, los corales de aguas profundas, y otros hábitats batiales, a través de las fronteras nacionales y más allá. Esta red representativa tendría en cuenta los vínculos ecológicos entre las áreas separadas, agrupando así las áreas protegidas individuales en entidades de gestión más viables funcionalmente.

El proceso para crear una red de AMP implica el análisis de la representación de las AMP a niveles ecológico y biogeográfico y la definición de metodologías apropiadas para identificar las áreas prioritarias donde se deberían establecer nuevas AMP.

Entre las actividades incluyen:

Aspectos sobre la gobernanza
Casi dos tercios de las AMP mediterráneas están situados en la costa norte de la cuenca, lo que pone de relieve la falta de AMP a lo largo de sus costas meridional y oriental. Uno de los principales objetivos de la UICN-Med es aumentar la representación de los recursos ambientales y culturales en la región mediterránea. Las principales áreas de trabajo son:

  • Una revisión de las barreras para el establecimiento de áreas marinas protegidas en el sur y el este del Mediterráneo: un estudio de campo. La UICN examinó las causas potenciales de este reto, que incluía la identificación de los factores sociales, culturales, económicos y políticos que puedan ser barreras importantes a nivel nacional y el desarrollo de un método para cuantificar los factores que pudieran ser barreras significativas a nivel comunitario. El estudio abarcó 16 países, extendiéndose desde Marruecos en el oeste, hasta Israel y Líbano en el Oriente Medio, y por el norte hasta los países balcánicos. También abarcaba Malta, en el centro del Mediterráneo. El informe final se publicará pronto.
  • El desarrollo de un marco basado en criterios de selección de metodologías e indicadores para una evaluación socioeconómica previa y posterior de las AMP en el Norte de África. Estos criterios están diseñados para contribuir a la integración de una dimensión socioeconómica crítica dentro de las AMP gestionadas actualmente y para facilitar técnicamente la declaración de futuras AMP.
  • El desarrollo de directrices socioeconómicas para evaluar la resiliencia y la dependencia de los recursos en el norte de África y de un Caja de herramientas de AMP que estará disponible en inglés, francés y árabe.