AMP profundas

Identificación de zonas para áreas marinas protegidas profundas

En las zonas de alta mar, las prioridades de protección se centrarán en las comunidades de aguas profundas ya que albergan una gran variedad de especies endémicas y hábitats singulares que son muy vulnerables. Las especies de aguas profundas se encuentran principalmente en las plataformas continentales y en los cañones y montes submarinos. En el oeste del Mediterráneo se observa una mayor abundancia y diversidad de taxones de aguas profundas que en el este del Mediterráneo. Estas tendencias pueden explicarse por la hipótesis del mar Tetis que propone que las comunidades ecológicas del Mediterráneo son reliquias atlánticas del episodio de Mesina, cuando se cerró la Cuenca del Mediterráneo y se secó casi por completo. Una hipótesis alternativa sugiere que la fauna mediterránea son poblaciones satélites que dependen del reabastecimiento de las larvas del este del Atlántico, a través del Estrecho de Gibraltar, para mantener a las poblaciones.

Deep Atlantic Stepping Stones

Deep Atlantic Stepping Stones

Fotografía: Deep Atlantic Stepping Stones Science Team_IFE_URI_NOAA

La limitada entrada de nutrientes que llega a las aguas profundas provoca la escasez y la fragmentación de los recursos alimentarios, dietas muy diversificadas y redes tróficas altamente complejas. Las formaciones en aguas por debajo de los 1000m de profundidad muestran una productividad muy baja, así que pueden ser especialmente vulnerables a las actividades humanas. Los principales impactos antrópicos sobre estas comunidades son los siguientes:

  • La eliminación de los depredadores superiores por la pesca y la eliminación de las especies que forman los hábitats, como las especies de gorgonia (p. ej. Isidella elongata) y de coral de aguas frías (p. ej. Lophelia pertusa y Madrepora oculata), por la pesca con redes de arrastre en aguas profundas;
  • La modificación de los vínculos tróficos entre las especies en las cadenas alimentarias provocada por el descarte de las captura accidentales y el consiguiente uso poco convencional por parte de las especies;
  • La acumulación de metales pesados y toxinas en ciertas áreas de aguas profundas debido a la contaminación marina que se canaliza por los cañones submarinos;
  • El cambio climático global afectará a la calidad y cantidad de nutrientes que llega a las comunidades de aguas profundas.

Un estudio reciente de la UICN y WWF ha identificado las zonas que necesitan ser protegidas (ver la Figura). Un importante criterio en la identificación de las AMP profundas es el tipo y el número de especies endémicas en un área. Aunque se estima que un 26% de las especies mediterráneas son endémicas, no hay una valoración global disponible para las especies de aguas profundas. Hasta ahora se sabe que al menos hay 14 especies (6 peces, 4 decápodos y 4 equinodermos) endémicas en los ecosistemas de aguas profundas del Mar Mediterráneo. Los ecosistemas más singulares de aguas profundas y de alta mar están asociados con las emanaciones gaseosas frías (cold seeps), las cubetas hipersalinas (brine pools), los arrecifes de corales de aguas frías y los montes submarinos. Tudela et al. proponen un sistema de áreas marinas protegidas profundas, representativo de estos hábitats singulares y basado en una distribución de 35 biocenosis únicas de aguas profundas en el Mediterráneo. Como resultado, la Comisión General de Pesca del Mediterráneo (CGPM) ha acordado la prohibición de la pesca en las áreas por debajo de los 1.000 m de profundidad.

Para leer el documento completo, pulse aquí
 

The Mediterranean deep-sea ecosystems: An overview of their structure, functioning and anthropogenic impacts