Una sonrisa por la que vale la pena luchar

01 September 2010 | News story

Quince años de experiencia en la mayoría de los campos laborales es un periodo después del cual muchas personas se sentirían aburridas y cansadas de la rutina diaria. Esto, sin embargo, no es algo que suela suceder si usted trabaja en conservación y ciertamente no es algo que suceda si se trata de Rocío Córdoba de la UICN.

Quince años de experiencia en la mayoría de los campos laborales es un periodo después del cual muchas personas se sentirían aburridas y cansadas de la rutina diaria. Esto, sin embargo, no es algo que suela suceder si usted trabaja en conservación y ciertamente no es algo que suceda si se trata de Rocío Córdoba de la UICN.

Cada proyecto en el que Rocío Córdoba ha estado involucrada – ya sea relacionado a humedales, zonas costeras, gestión del agua y cuencas hidrográficas – ha sido un viaje lleno de experiencias únicas, gran satisfacción y valiosas lecciones aprendidas. Pero más importante aún, ha sido una oportunidad para contribuir y sobretodo para interactuar con las personas locales – la mayoría de las veces empobrecidas y en condiciones difíciles; pero siempre sonriendo, llenas de esperanza y buenas intenciones. Una experiencia invaluable que ninguna escuela podría dar.

Rocío ha trabajado mayormente en la región mesoamericana (Centro América y México) y en varios países de Sur América, especialmente trabajando con recursos hídricos. El agua ha sido un elemento central a través de su carrera.

"El agua es la sangre de nuestro llamado planeta azul. El agua es el centro de la vida y puede unir o separar a las personas y causar disputas o desacuerdos. El agua es un asunto de todos (as): ricos y pobres, personas rurales o urbanas, todo tipo de usuarios (as). La calidad de vida de las personas en todo el mundo depende del agua."

Con el actual crecimiento poblacional y los devastadores efectos del cambio climático, nada parece más preciado que el agua. En efecto, nada es más desafiante que trabajar para que haya suficiente agua para todos.

"'El whiskey es para tomar, el agua es para pelearse' dijo Mark Twain. Buscar consensos entre diferentes usuarios del agua así como conservar y gestionar los recursos hídricos, son dos de los principales retos de este trabajo. Pero lo que es aún más desafiante es demostrar que los ecosistemas, la biodiversidad y la salud ambiental son responsables por la conservación de la calidad y cantidad del agua. Desafortunadamente, las personas ven los bienes y servicios ambientales que conservan los recursos hídricos, como otros “usuarios del agua” contra quienes competir. Necesitamos convencer a las personas que los ecosistemas son también “productores o dadores de agua” que necesitan cuidado especial."

"Otra dificultad es que los y las usuarios del agua tales como los productores de grandes monocultivos, industriales y gente de mucho poder económico, generalmente no quieren reconocer las necesidades y derechos de otras personas respecto al recurso hídrico. Este es un grupo meta que es particularmente difícil de tratar y con quien consensuar."

"Las condiciones extremas tales como sequías, inundaciones y deslaves, hacen aún más difícil gestionar los recursos hídricos y los ecosistemas de una forma más integrada. Los marcos legales inadecuados y la falta de buena gobernanza en la mayoría de los países mesoamericanos así como la carencia de voluntad política hacen estos desafíos aún más difíciles de superar."

Rocío ha estado involucrada en muchos proyectos y procesos, pero hay un elemento que ha sido el más valioso para ella: la habilidad de trabajar con comunidades locales.

"He tenido la oportunidad de trabajar en diferentes niveles: desde tratar con hombres, mujeres y jóvenes en las comunidades locales, hasta decisores (as) políticos (as). Ver las maravillosas sonrisas de la gente en las comunidades y escuchar sus sueños y esperanzas sobre el futuro del agua y la relación con sus vidas, es uno de los sentimientos más gratificantes que he tenido en mi vida. Influir en las políticas locales, nacionales y regionales es otro lado interesante de esta historia. Ver ecosistemas en camino a restaurarse gracias al duro trabajo de personas con convicciones fuertes sobre el uso sostenible de los recursos naturales ha sido también sumamente satisfactorio."

Rocío Córdoba ha estado trabajando para la UICN desde 1995, inicialmente como consultora, y actualmente es la Coordinadora de la Unidad de Gestión del Agua, para la Oficina Regional de UICN en Mesoamérica, la cual está basada en San José, Costa Rica. Ella ha sido parte del equipo del Programa Global de Agua de la UICN, a través de la implementación de la Iniciativa Agua y Naturaleza. Antes de unirse al equipo de UICN Rocío trabajó en la Universidad Nacional y en la Fundación de Parques Nacionales en Costa Rica y posee un grado de Maestría en Biología de la Universidad de Costa Rica.