Conservar la biodiversidad cada vez es más urgente

27 May 2010 | News story

Tras la publicación de la la tercera edición del “Global Biodiversy Outlook” (Perspectiva Mundial sobre la Biodiversidad), emitido recientemente por las Naciones Unidas y producido en el marco de la Convención sobre Diversidad Biológica (CDB), queda una vez más en claro que la meta de reducción de la pérdida de especies al 2010 está aún lejos de alcanzarse.

Este reporte, basado en evaluaciones científicas de diverso origen y más de 110 reportes nacionales de todo el mundo, es ampliamente conocido por su independencia científica. El documento, sin embargo, es sobre todo una nueva llamada de atención para la humanidad y el futuro de nuestro planeta.

Los datos son fehacientes: en promedio, las especies cuyo riesgo de extinción se ha evaluado corren cada vez más peligro. Hoy, un cuarto de las especies vegetales está en peligro de extinción. Entre 1970 y el 2006 la abundancia de especies de vertebrados se redujo casi en un tercio y sigue decreciendo. Se registran descensos particularmente graves en los trópicos y en especies de agua dulce.

Se observan graves disminuciones de los humedales de agua dulce, hábitat de hielo marino, marismas de marea, arrecifes de coral, lechos de algas y arrecifes. La fragmentación y degradación de bosques, ríos y otros ecosistemas también han causado la pérdida de biodiversidad y de servicios ecosistémicos claves en todo el orbe. Continúa disminuyendo la diversidad genética en áreas de cultivo. Las razones: cambio de uso del suelo, sobreexplotación, contaminación, introducción de especies invasoras, cambio climático.

Es sabido que la tasa de pérdida de biodiversidad no puede separarse de preocupaciones centrales de la sociedad, como lo son la salud, el bienestar humano, la espiritualidad, la seguridad y la economía.

Lo anterior nos muestra que el estado de la biodiversidad es piedra angular para el alivio de la pobreza. Más de mil millones de personas en los países en desarrollo dependen ampliamente de áreas protegidas o reservas naturales para su subsistencia. 1600 millones de personas dependen de los bosques para sobrevivir con recursos provenientes de actividades maderables y no maderables. La otra cara de la moneda no señala que el 80% de las pesquerías están sobreexplotadas y que la tasa anual de deforestación en el mundo ronda los 13 millones de hectáreas.