Aprendiendo sobre gobernanza

05 July 2013 | News story

Aracely Pazmiño Montero, de nacionalidad ecuatoriana. Actualmente desempeña el cargo de Oficial Senior de Equidad Social para la Oficina Regional de UICN. Especialista en temas de equidad social y gobernanza. Ha desarrollado el área de equidad social de la oficina regional y ha concentrado su labor en la incorporación técnica de temas vinculados a comunidades locales, pueblos y mujeres indígenas, pobreza, gobernanza, adaptación al cambio climático, en los escenarios de conservación de la UICN en la región. Tiene una Maestría en Estudios del Desarrollo del Instituto de Estudios Sociales de la Haya (Holanda) y una Especialización en Género y Desarrollo de la FLACSO (Ecuador).
 

 En nuestra región, el tratamiento conceptual de la palabra gobernanza es muy diverso. Si se pregunta a distintas personas que trabajan en conservación qué es gobernanza y cuáles son sus implicaciones, encontrará repuestas tan diversas y tan generales que será evidente que se ha convertido en un “lugar común”. Las respuestas van desde conceptos asociados, tales como: “gobernabilidad”, “participación”, “políticas públicas”; hasta “gobierno” e inclusive “gestión de áreas protegidas”.

La gobernanza de los recursos naturales es un concepto que incluye normas, instituciones y procesos que determinan cómo se ejercen el poder y las responsabilidades, cómo se toman las decisiones y cómo participan los ciudadanos en el manejo de los recursos naturales. Ésta es la definición que utiliza la UICN. La gobernanza no es más que quién tiene la capacidad de ejercer el poder, influir, decidir; y cómo la toma de decisiones debe responder a obligaciones, responsabilidad, transparencia y rendición de cuentas. Es, por lo tanto, la relación articulada que mantienen actores, instituciones y normas o leyes.

En América Latina, una región que registra más de 522 pueblos indígenas, este concepto se extrapola a los territorios ancestrales desde donde se concibe a la gobernanza indígena. En este caso nos referimos a la toma de decisión y responsabilidad a través de sistemas de organización indígena, normas e instituciones consuetudinarias en el escenario de tierras, territorios y recursos indígenas.

A pesar de lo abstracto que puede resultar el concepto de gobernanza para muchos, es evidente que existen avances significativos al respecto en esta región. Mencionarlos en detalle podría resultar en una larga lista de marcos políticos que han reconocido los derechos de los pueblos indígenas o políticas públicas que recogen aspectos de participación; también la enumeración de áreas donde lo consuetudinario es central para la organización comunitaria del territorio y la constatación, cada vez más creciente, de los aportes de los pueblos indígenas en la conservación y el uso sostenible de sus territorios.

El programa de Equidad Social y Gobernanza de la UICN-Sur ha contribuido a la producción de conocimiento sobre gobernanza. Algunos ejemplos son: el desarrollo de una metodología para el análisis de la gobernanza de los recursos naturales a nivel local; el análisis de la gobernanza indígena en territorios que se traslapan con áreas protegidas; el desarrollo inicial de una estrategia para afianzar procesos de mejoramiento de la gobernanza, la consolidación territorial y la conservación efectiva de la cuenta amazónica; los aportes a la gobernanza de ecosistemas frágiles para contribuir en su adaptación al cambio climático; entre otros, que sin duda será potenciales catalizadores de acción para los años siguientes.

Restan, sin embargo, muchos retos y preguntas por resolver; desafíos importantes como la falta de coordinación y armonización de normas sectoriales en un mismo país y entre países de la región; la existencia de avances significativos pero desiguales en la legislación en algunos países; debilidades en las capacidades locales y en las instancias vinculadas a la conservación para la generación de políticas públicas integrales que puedan enfrentar las potenciales amenazas ambientales de mayor impacto; entre otras.

La gobernanza es, así, un tema central en la agenda de la UICN. El Programa 2013-2016 plantea la importancia de avanzar hacia una gobernanza efectiva y equitativa en la utilización de la naturaleza, con iniciativas encaminadas a lograr mejores arreglos de gobernanza. Para ello, es necesario desarrollar una base metodológica y sistemática de análisis e intervención, tomando en cuenta aspectos de equidad, derechos, responsabilidades; todas éstas enfocadas en mejorar la conservación de la biodiversidad, y los medios de subsistencia.

Especial atención - en una región como América del Sur- requiere nuestra labor para el fortalecimiento de la gobernanza indígena. Comprenderla mejor para apoyar su desarrollo, valorar sus aportes a la conservación, así como fortalecer los sistemas propios de gobierno y organización, será un reto para la UICN en los próximos años. Contribuiremos a la valoración de la diversidad, las dinámicas de las comunidades y la identidad de los pueblos indígenas para fortalecer sus habilidades de participación y el reconocimiento de sus derechos, y en especial, enfrentar las condiciones de desigualdad e inequidad que se aún se mantienen en estas poblaciones.

Todo lo alcanzado hasta hoy es un buen inicio. El respeto a los derechos, la articulación de actores y la suma de esfuerzos, serán decisivos para el despunte de procesos de mayor escala e impacto en beneficio de la biodiversidad, la reproducción cultural y la equidad social en nuestra región.

Este artículo forma parte de la revista electrónica de UICN-Sur, Conservación Ahora. Julio 2013.