IUCN - De la teoría en Estocolmo a la práctica en Honduras

De la teoría en Estocolmo a la práctica en Honduras

24 October 2012 | News story
0 CommentsWrite a comment

Luis Manuel Maier trabaja para Fundación Vida, organización miembro de UICN, y actualmente coordina el componente del Goascorán (una cuenca compartida por Honduras y El Salvador) del proyecto BRIDGE: Construyendo Diálogos y Buena Gobernanza del Agua en los Ríos. 

Mucho se ha comentado sobre gobernanza del agua y cooperación en la Semana del Agua en Estocolmo, particularmente en miras al Año Internacional de la Cooperación sobre el Agua de Naciones Unidas; pero llevar esto a la práctica y generar acciones en el campo es lo que Luis Maier persigue.

La meta de Maier es Construir Diálogos y Buena Gobernanza del Agua en el Goascorán. En las últimas décadas la cuenca del río Goascorán ha sufrido las consecuencias de una gestión disfuncional, con muchos actores llenos de buenas ideas, pero incapaces, o sin fondos, para vincular su trabajo con todos los actores de la cuenca en pro del bienestar de la población y de sus medios de vida.

Maier inició su carrera en arquitectura en la Universidad de Los Andes en Colombia, lo que lo llevó a su primer trabajo de planificación urbana en el Ministerio de Honduras. Pronto se dio cuenta que faltaba un elemento en su preparación, el ordenamiento territorial; una ciudad no puede prosperar sin una región resiliente. Su segunda carrera le llevó a convertirse en profesor de ordenamiento territorial en universidades de Honduras y Nicaragua.

Al ver que los problemas ambientales aumentaban en su país, sintió la necesidad de instruirse más, y se embarcó en un curso de Gestión Ambiental en la Universidad de Nicaragua. Además de hacer consultorías en ordenamiento territorial y gestión del riesgo, ciertamente cumplió su visión de “siempre seguir aprendiendo”. El riesgo y la planificación ambiental se convirtieron en su área de especialización, y se aventuró a poner a prueba sus nuevos conocimientos en la Secretaría de Planificación Territorial de Honduras.

Sin embargo, al querer poner la teoría en práctica, Maier se interesó en la vacante del proyecto BRIDGE. Obtuvo el trabajo y desde hace un año ha estado trabajando con Fundación Vida y UICN, buscando nuevas alianzas para el Grupo Gestor Binacional de la Cuenca del río Goascorán, conduciendo análisis de actores y actualizando el plan de gestión de la cuenca.

Antes todos trabajaban a su manera, en forma aislada. Esto no funciona” indica Maier. “El problema es la falta de gobernanza y cooperación, así como la independencia financiera. BRIDGE busca el diálogo y trabajo conjunto de todos los actores, basado en cuatro niveles de capitales: personas, economía, ambiente e instituciones”.

Actualmente se organizan talleres, involucrando e invitando a personas de todos los sectores. “La historia del conflicto armado en 1969 entre El Salvador y Honduras aún está presente en el imaginario de la gente, y esto interfiere con los esfuerzos de colaboración entre los Ministerios y las instituciones transfronterizas. BRIDGE intenta superar estas diferencias históricas y construir puentes para trabajar juntos en busca del bienestar de la cuenca y las poblaciones de ambos lados de la frontera”.

Otro elemento importante del proyecto es la auto-sostenibilidad, el no ser dependientes de donaciones externas de corto plazo, sino ser autosuficientes. “Por esto llevamos a cabo sesiones de construcción de capacidades e involucramos nuevos actores, incluyendo el sector privado”.

Por ejemplo, hace unos meses Jessy Barralaga, de la Asociación de Desarrollo Económico Local El Valle (en Honduras) se ha convertido en uno de los nuevos actores del Grupo Gestor Binacional del Goascorán. “Esta asociación incorpora la voz y opiniones de diversas agencias ambientales y de micro-finanzas que trabajan en la cuenca, agregando un nuevo conjunto de valores e intereses, y además agregando una dinámica económica y auto-sostenible al grupo” dice Maier.

Con una robusta plataforma de gobernanza en construcción, los actores de la cuenca están ahora involucrados en un proceso de planificación más estratégico. Este proceso generará las acciones del plan de gestión de la cuenca, y a un largo plazo, mejorará el desarrollo y bienestar de la cuenca, al seguir los principios de una Carta de Buenas Intenciones Binacional.

Escrito por Claire Warmenbol.
Para más información contactar a nazareth.porras@iucn.org
 


Comments

0 Comments
Write a comment

600 CHARACTERS LEFT

captcha