La deforestación significa la pérdida de la Mona de Berbería

15 July 2009 | International news release

 Málaga, España, 15 de julio de 2009 (UICN) – La deforestación y la degradación de los bosques en las áreas rurales de montaña de Marruecos y Argelia están amenazando especies en peligro de extinción, tales como la Mona de Berbería (Macaca sylvanus), según la UICN.

La presión cada vez mayor ejercida por la actividad humana en el Atlas Medio y Tellian, así como el exceso de pastoreo, la tala y la poda incontrolada de árboles, amenazan el hábitat natural del que dependen estas especies.

La conservación de los bosques en esta región es imprescindible, no solamente para asegurar la sobrevivencia de las especies altamente amenazadas, pero también para garantizar el suministro de agua dulce y reducir los riesgos de desertificación y otros impactos del cambio climático,” ha dicho la Directora General de la UICN Julia Marton-Lefèvre, que se encuentra de visita en los países del Norte del África del 13 hasta el 18 de julio.

La Mona de Berbería es la única de las 20 diferentes especies de macacos presente en África y se puede encontrar en Marruecos y Argelia. Está clasificada como especie en peligro en la Lista Roja de la UICN de especies amenazadas™ y la mayor población se localiza en los bosques del Atlas Medio marroquí. La Mona de Berbería también se puede encontrar en Gibraltar y a menudo se trafica ilegalmente a Europa.

Recientemente, las Monas de Berbería del Atlas Medio se han visto quitando la corteza de los árboles y chupando las flores para obtener la savia, un comportamiento poco común hasta hace algunos años. El gobierno marroquí ha colaborado con la UICN para descubrir la razón de este cambio de comportamiento. El Centro de Cooperación del Mediterráneo de UICN junto con la Comisión de Supervivencia de Especies de UICN y expertos regionales, visitaron la región y descubrieron que la degradación de los bosques de cedro y el escaso acceso a los recursos hídricos debido a la construcción de pozos, eran las causas de este cambio de comportamiento.

La pérdida de un gran número de Monas de Berbería puede tener repercusiones extensas en el ecosistema,” dice Margarita Astrálaga, Directora del Centro de Cooperación del Mediterráneo de UICN. “Los macacos ayudan a dispersar las semillas en los bosques. Su desaparición repercutiría en la composición del bosque y también podría afectar la situación económica de Marruecos ya que la Mona de Berbería atrae a un gran número de turistas cada año.”

La UICN y sus miembros han emprendido varias actividades para aumentar la conciencia del público y reducir el comercio ilegal de esta especie, pero aún se necesita más acción. AAP (una reserva para los animales exóticos en los Países Bajos) y el Comité nacional de UICN de los Países Bajos iniciaron un proyecto para combatir el comercio ilegal de las Monas de Berbería hacia Europa y acordaron un enfoque basado en la participación de múltiples interesados directos para la gestión sostenible de los usos del suelo en los bosques de cedro marroquís, además de la concienciación de los compradores potenciales, la cooperación con las autoridades en los países consumidores como España, Francia, Italia o los Países Bajos y la formación de los agentes de aduanas en España. WWF MedPo trabaja activamente en la protección de esta especie y su hábitat.

En Argelia, la asociación ecológica Amazer-N’-Kefrida llevó a cabo campañas de educación y de concienciación dirigidas al público en 2006 y 2007 contra el comercio ilegal, los usos comerciales y la alimentación artificial de las Monas de Berbería.

El macaco recibe cierta protección bajo la legislación nacional e internacional. La captura y la exportación están reguladas por un sistema de licencias en Marruecos (100 macacos al año), pero la implementación de esta legislación es insuficiente. La especie se incluye en el apéndice II de CITES. En 2000, la Comunidad Europea suspendió las importaciones de Macaca sylvanus de Argelia y de Marruecos según las disposiciones del Artículo 4.6b del Reglamento CE 338/97 dado que se consideró que este comercio tenía un efecto perjudicial en el estado de conservación de la especie.

La conservación del macaco depende de su integración en iniciativas ya existentes relacionadas con la degradación de los bosques, la pobreza rural, la propiedad de la tierra, la gobernanza y las otras causas de la pérdida de hábitat. Facilitar los conocimientos y herramientas necesarios para la conservación a los responsables de la gestión, a las instituciones académicas y a las agencias de aduanas en los países implicados es imprescindible, así como hacer cumplir la legislación ya existente contra el comercio ilegal de especies CITES entre los turistas. Los vínculos entre las Monas de Berbería y el valor de los bosques de cedro así como las amenazas a las que se enfrentan necesitan ser mejor difundidos.

Notas a los editores

Para más información o para concertar una entrevista, por favor contactar con:
Sonsoles San Román, Responsable de Comunicación, Centro de Cooperación del Mediterráneo de UICN, Tel.: +34.952 028430, Correo electrónico: sonsoles.sanroman@iucn.org; Web: http://www.iucn.org/mediterranean
Sarah Horsley, Responsable de Relaciones con los Medios de Comunicación de UICN, Tel.: +41 22 999 0127, Correo electrónico: sarah.horsley@iucn.org