Artículo | 16 Jun, 2024

Honduras avanza en los compromisos de la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas (CIT)

En febrero de 2001, Honduras ratificó el único acuerdo internacional en las Américas creado específicamente para tratar temas de protección y conservación de las tortugas marinas. En este marco, la UICN impulsa los esfuerzos a nivel de país y de las comunidades para el cumplimiento de sus metas y compromisos. 

content hero image

La Tortufa Golfina (Lepidochelys olivácea) es una de las seis especies de tortugas marina en peligro de extinción, según la Lista Roja de las Especies Amenazadas de la UICN. Todas estas seis especies se encuentran en las aguas y costas de América Latina y el Caribe. 

Photo: @Nelson Martinez/UICN

Las tortugas marinas una especie compartida y en peligro

Las tortugas marinas son antiguas navegantes, representantes vivos de un grupo de reptiles que han existido en la Tierra y han recorrido nuestros océanos durante los últimos 100 millones de años. Son un elemento fundamental de los ecosistemas marinos, ayudando a mantener la salud de los arrecifes coralinos y de las praderas marinas. Asimismo, poseen un importante significado cultural para muchas comunidades costeras alrededor del mundo, y representan una importante fuente de ingreso para las poblaciones costeras cuyos medios de vida se benefician del ecoturismo de observación de tortugas.

A pesar del papel fundamental que desempeñan, las tortugas marinas están siendo amenazadas por la contaminación de los océanos, especialmente la contaminación por plásticos, la pesca incidental, el cambio climático y el comercio ilegal de sus caparazones, que empujan al borde de la extinción a uno de los animales más longevos y carismáticas del planeta.

Según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza),seis de las siete especies de tortugas marinas que existen en el mundo están amenazadas: la tortuga verde, la tortuga carey, la tortuga boba, la tortuga laúd, la tortuga olivácea y la tortuga golfina. Todas estas especies se encuentran en América Latina y el Caribe.

Tortuga Golfina desovando Tortuga Golfina (Lepidochelys olivácea) arriba a las playas costeras del Golfo de Fonseca en Honduras para iniciar el proceso de desove. La puesta puede llegar a constar entre 70-100 huevos. La tortuga hembra suele regresar a desovar a las mismas playas donde nació.  Photo: @Nelson Martinez/UICN

 

Campamentos Tortugeros en el Golfo de Fonseca Grupos de los cinco campamentos tortugueros del Golfo de Fonseca, recojen los huevos para reubicarlos en los criaderos que reunen las condiciones adecuadas para asegurar el éxito del nido al momento de eclosionar.  Photo: Sur en Acción

 

Después de la eclosión de los huevos, las tortugas golfinas son liberadas para sumergirse en los océanos su refugio natural. Después de la eclosión de los huevos, las tortugas golfinas son liberadas para sumergirse en el océano, su refugio natural. Photo: Luz Baca/UICN

 

Protegiendo las tortugas marinas y avanzando en el cumplimiento de compromisos internacionales

Al ser las tortugas marinas una especie compartida, su protección requiere esfuerzos coordinados entre países. Es por ello que 16 países de las Américas, entre ellos: Honduras, México, Costa Rica, Guatemala, y Panamá, han ratificado la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas (CIT), cuyo objetivo es promover la protección y recuperación de las poblaciones de tortugas marinas y de sus hábitats en las Américas. La Convención ofrece asistencia técnica a los países miembros, promueve el establecimiento de alianzas, monitorea los esfuerzos de cada país, y apoya a los países en recopilar información esencial para desarrollar leyes y resoluciones que fortalezcan la gestión de las poblaciones de tortugas marinas. Honduras es considerado un país fundador, junto con otros ocho países.

La protección de las tortugas marina también es de competencia de otras  convenciones entre ellas: la Convención sobre la Diversidad Biológica; la Convención Ramsar; y la Convención del Patrimonio Mundial, ya que muchos de los sitios de desove e importancia para la conservación de las tortugas marinas se encuentran dentro de las áreas bajo estas denominaciones.

Finalmente, la protección de las tortugas marinas contribuye a las metas del Marco Mundial de Biodiversidad Kunming Montreal, especialmente las relacionadas con la reducción de las presiones y amenazas sobre la biodiversidad y los ecosistemas, el uso sostenible de los recursos naturales, y el apoyo a los medios de vida de las poblaciones.

UICN contribuye a los esfuerzos de protección y conservación de las tortugas marinas en la región

En Honduras, la UICN, junto a la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (SERNA) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), trabajan con los actores involucrados en la protección y conservación de las tortugas marinas para mejorar el manejo, gestión y gobernanza de los esfuerzos que contribuyen al cumplimiento la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas (CIT) y del Marco Mundial de Biodiversidad de Kunming Montreal.

En mayo de 2024, se realizó un encuentro que reunió a representantes de comunidades locales, pueblos indígenas y afrodescendientes (pueblo garífuna), grupos de pescadores, campamentos tortugueros manejados por ONG conservacionistas, organizaciones internacionales y entidades estatales que impulsan acciones de protección y conservación de las tortugas marinas en las cuencas del Caribe y Pacífico. Estos actores presentaron sus avances, logros, aprendizajes, desafíos y oportunidades a nivel local, nacional y regional para la conservación de estas especies.

Verónica Cáceres, Secretaría de la CIT. «Regresar a Honduras, después de 18 años, y ver los diversos sectores unidos en pro de la conservación de las tortugas marinas, es una experiencia gratificante, que refleja el compromiso sostenido por más de 30 años. Los campamentos en las comunidades, los proyectos y las instituciones conforman el corazón de esta convención», expresó Verónica Cáceres, Secretaría de la CIT. Photo: @Kimberly Carrillo/UICN

 

Las personas participantes subrayaron la necesidad de: i) fortalecer los programas de voluntariado;  ii) fortalecer la investigación y el monitoreo; iii) ampliar capacidades para la conservación, investigación y manejo; iv) promover más espacios de concientización, información y educación a la sociedad; v) impulsar y fortalecer la participación comunitaria en la conservación; vi) mejorar el manejo integral para asegurar poblaciones sustentables de tortugas marinas; vii) fomentar la cooperación Regional e Internacional; y, viii) ampliar los mecanismos de financiamiento para la conservación de tortugas marinas. Asimismo, resaltaron el invaluable trabajo de las comunidades dedicadas a esta labor, haciendo un llamado a los proyectos y organizaciones para que valoren y aprovechen los conocimientos de las comunidades en la conservación de las tortugas, impulsando el desarrollo de investigación, promoviendo el turismo comunitario, e incentivando la conciencia ambiental en las nuevas generaciones, entre otras acciones.

En el marco de este encuentro, también se conformó la junta directiva y se definió el plan de trabajo 2024-2025 del Comité Técnico Nacional de Tortugas Marinas, el cual tendrá como objetivo coordinar, gestionar y asesorar actividades orientadas a la investigación, educación ambiental, monitoreo, protección y manejo sostenible de las poblaciones de tortugas marinas, en forma participativa y con miras a la recuperación de las poblaciones a la protección de sus ecosistemas.

Encuentro de actores que impulsan acciones de protección y conservación de las tortugas marinas en el Caribe y Pacífico de Honduras. Encuentro de actores que impulsan acciones de protección y conservación de las tortugas marinas en el Caribe y Pacífico de Honduras. Photo: @Kimberly Carrillo/UICN

 

Dora Casildo, representante de la comunidad garífuna de Plaplaya del Departamento de Gracias a Dios (La Muskitia), expresó estar muy emocionada de ser parte del encuentro ya que como comunidad llevan 30 años trabajando en la conservación de 4 especies de tortugas marinas existentes en su comunidad, ubicada en la zona costera de la Reserva de Biosfera del río Plátano, sitio de Patrimonio Mundial por sus valores naturales.

Esta jornada de trabajo abordó la urgente necesidad de avanzar hacia una gobernanza adecuada para la conservación de las tortugas marinas. Agradezco a todos los participantes por dedicar su tiempo a estos espacios de toma de decisiones cruciales para la gestión de los ecosistemas en los diferentes territorios beneficiando a las autoridades costeras y promoviendo la sostenibilidad a largo plazo, concluyó Jorge Salaverri, viceministro de SERNA en nombre de la CCAD.

Por otra parte, en el 2023 y 2024, la UICN a través del Fondo de Pequeñas y Medianas Donaciones del proyecto Conservando Ecosistemas Costeros financiado por USAID, se ha sumado a los esfuerzos para la protección y conservación de los recursos marinos-costeros en el Golfo de Fonseca y en el Caribe hondureño, apoyando 5 campamentos tortugueros para la conservación y protección específica de la Tortuga Golfina (Lepidochelys olivácea).

Para el 2025, el gobierno de Honduras, bajo el liderazgo de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (SERNA) y en alianza con la UICN, acogerá la reunión del Comité Científico de la CIT, generando un espacio de intercambio de información científica que permita mejorar los esfuerzos para evitar la extinción de las tortugas marinas en las Américas.