Artículo | 07 Sep, 2022

Cámaras trampa confirman presencia de jaguar en la zona propuesta del Corredor Biológico Sostenible Cuyamel-Omoa Punta de Manabique

La evidencia científica se desprende del monitoreo de especies emblemáticas ejecutado por guardarecursos del CONAP y personal de organizaciones no gubernamentales de Guatemala y Honduras, a través del Proyecto Regional de Biodiversidad Costera, con el apoyo de USAID.

content hero image

Jaguar (Panthera onca) fotografiado en el centro de rescate de la Asociación de Rescate y Conservación de Vida Silvestre (ARCAS), en Petén, Guatemala.

Photo: @Fredy Hernández/Soy502

Punta de Manabique, Guatemala, 30 de agosto, 2022 (UICN). Resultados del monitoreo de especies emblemáticas 2022 en la zona propuesta para el Corredor Biológico Sostenible Cuyamel-Omoa Punta de Manabique, ubicado en la costa caribeña, entre Honduras y Guatemala, confirman la presencia del jaguar (Panthera onca).

De acuerdo con los resultados, presentados por la bióloga, Mónica Cajas, se registraron 196 detecciones independientes, 25 en Guatemala y 171 en Honduras, de 18 especies distintas, entre aves y mamíferos, a través de 17 cámaras trampa, colocadas en el Parque Nacional Omoa y Refugio de Vida Silvestre Cuyamel, en Honduras, y en el Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique, en Guatemala.

Uno de los propósitos del monitoreo era determinar la presencia o ausencia de jaguar en el área, una especie emblemática para este sitio. La evidencia obtenida permitió confirmar el registro de esta especie en Guatemala. Otro registro relevante de felino fue el del ocelote (Leopardus pardalis), en el área de Honduras.

Tanto las cámaras como el monitoreo de especies emblemáticas forman parte de las acciones estratégicas del Proyecto Regional de Biodiversidad Costera, que lidera la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), a través de Defensores de la Naturaleza, en Guatemala, y Cuerpos de Conservación de Omoa (CCO), en Honduras, en coordinación con personal de guardarecursos de las autoridades competentes de ambos países.

Para Luis Ramos, gerente de proyectos de USAID El Salvador, “es relevante el registro de la especie en el corredor. Estamos confirmando, con evidencia, que al menos hay uno en la frontera, por lo tanto, le da validez al corredor, pues trasciende los avistamientos anecdóticos no documentados y evidencia la funcionalidad de conectividad ecológica del corredor”.

Roger Flores, director ejecutivo de CCO, explicó que, aunque solo se han realizado tres esfuerzos de monitoreo, que representan 120 días como máximo, se ha tenido la presencia de jaguar en dos ocasiones, donde se han avistado incluso dos crías. Se han captado pocos individuos, pero su presencia nos indica la salud del ecosistema”.

Para Cristy Abugarade, técnica coordinadora de monitoreo biológico para la Reserva Biosfera Sierra de las Minas de Defensores de la Naturaleza, “este monitoreo es un paso concreto para atender la necesidad de información fundamentada a través de datos que puedan corroborarse y aporten en el futuro a determinar mayor o menor abundancia, así como desplazamientos entre ambos países”.

Con este monitoreo también se pudo identificar el área de distribución de especies que constituyen alimento del jaguar.

El coordinador del Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique, Hendryc Acevedo, del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), destacó las amenazas que enfrenta este gran felino en la zona debido al avance de la frontera agrícola, a lo que se añaden las malas prácticas en el uso del suelo, como no retirar ganado muerto por enfermedades de las zonas que colindan con el hábitat del jaguar, escaso mantenimiento a los cercados y falta de ordenamiento de la actividad ganadera.

Estas situaciones propician el ataque de los jaguares al ganado y animales de granja, lo que puede entrar en conflicto con las comunidades locales, exponiéndolos a la cacería, agregó.

Al respecto, las organizaciones participantes enfatizaron la urgencia de establecer diálogos con los usuarios del suelo en el corredor, como ganaderos, plataneros, palmeros, entre otros agricultores y productores, y municipalidades, para poder llegar a soluciones conjuntas, que permitan la conservación de la especie y el uso sostenible de los recursos naturales.

Estos diálogos serán parte de las alianzas estratégicas previstas por el Proyecto Regional de Biodiversidad Costera para el periodo 2022-2024. Además, se continuará con el monitoreo de especies emblemáticas para generar la información científica necesaria que sustente la toma de decisiones.

Biodiversidad Costera trabaja por la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad de ecosistemas marino-costeros en Centroamérica, mediante el desarrollo de iniciativas productivas de biocomercio que propician el arraigo y fortalecen la capacidad de auto-gestión local.

 

Más información:

Evelyn Vargas

Especialista en comunicación

Proyecto Regional de Biodiversidad Costera

UICN

evelyn.vargas@iucn.org

 

Acerca de la UICN:

La UICN es una Unión de Miembros compuesta por Estados soberanos, agencias gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil. Cuenta con la experiencia, los recursos y el alcance de sus más de 1500 organizaciones Miembro y los aportes de más de 18 000 expertos. La UICN es la autoridad mundial en cuanto al estado de la naturaleza y los recursos naturales, así como las medidas necesarias para protegerlos.